“ Desde la altura imposible de las cimas veo mi pasado, sueño con el futuro y con inusual claridad puedo sentirme en el presente ,mi visión se clarifica , mis fuerzas se renuevan. En las montañas celebro la creación. En cada viaje a ellas renazco” Anatoli Boukreev

viernes, 13 de abril de 2012

En una décima de segundo

En una décima de segundo puede cambiar tu vida y las de los que te rodean.
En ese instante, se vinieron abajo, 300 metros de longitud de la arista sobre la que me encontraba haciendo fotos, arrastrándome en un alud por una pendiente que por suerte no fue muy prolongada.
Había bajado parte de la arista de la aguja de  Midi, ( la más empinada ) haciendo fotos a un par de montañeros desde el lado acornisado que se precipita 1700 metros sobre el valle de Chamonix, luego cambié al otro lado de la arista (sin tanta caída y sin cornisas) y allí fue donde de repente, todo se hundió bajo mis pies precipitándome ladera abajo.
No llevaba el piolet en la mano, puesto que iba haciendo fotos, pero por suerte, logré detenerme unos 15 metros más abajo. Todo quedó en un buen susto y en un esguince de tobillo que curará con un poco tiempo.


El lado derecho de la arista ( parte de la arista por delante y por detrás se fracturaron provocando un alud sobre el que me precipité ladera abajo ).



El lado izquierdo de la arista, ( se precipita 1700 metros hacía Chamonix ). Casi al final de la arista se ven 2 alpinistas sobre el filo de la cresta nevada ).


Alpinistas rodeados de míticas montañas entre la ventisca, en un punto cercano al de la caída.

El tiempo no me ha acompañado esta semana santa en Alpes, además solo me escapé un día a hacer fotos así que tampoco tuve muchas oportunidades, pero algo me pude traer en la tarjeta de memoria ...

6 comentarios:

Pere Soler dijo...

Impresionante, el susto y las fotos, me gusta la que hay los dos montañeros.
A recuperarse y a volver enseguida...que esto es una droga :-)
Un saludo.

Paco dijo...

Este verano bajando del Tacul, en medio de una fuerte tormenta y con prisa, ya que perdíamos el último teleférico de bajada a Chamonix, en la misma arista, cayo un rayo cuando estábamos en medio de ella, la onda expansiva, nos lanzó a cuatro personas a cuatro o cinco metros, sin ninguna consecuencia grave, sólo una sordera temporal. Mi compañero perdio el gorro de lana de la cabeza, pero no lo vimos por ningún lado.

manobcn dijo...

Hola Javi, menuda sorpresa nos alegramos que todo fuera y quedara como una anecdota.... Desde la organización de la Mostra de Muntanya te felicitamos por tu trabajo que tambien es con riesgo, un saludo...

LUIS M MOLINA dijo...

Estas pequeñas........cosas nos hacen grandes de valor,fuertes de espíritu y precavidos para la próxima,espero que el viento helado de las cumbres curen tu tobillo nos vemos en las cumbres.Un saludo.

angel dijo...

Uffff!!!!! que susto, menos mal que quedó solo en eso. Cuidado por esas cumbres que tienes que seguir trayendonos las joyitas que nos traes, eres el embajador en las cumbres de los mortales de la tierra llana.
Saludos.

Iker Aizkorbe Agirre dijo...

Está claro que quien no arriesga no tiene, pero... ¡Vaya "güebos" los tuyos!
Ahora, recuperado del susto, vuelve a traernos estas fotos tuyas, que seguro que crean más de un alud!
Y cuídate, que te vienen muchas cosas!!
un abrazo!